Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Alguna vez has salido de una reunión de seguimiento, en donde no entendiste, no te entendieron, tu cliente esperaba más u olvidaste tareas de la entrega? He aquí algunos trucos que te ayudarán a mejorar estos ejercicios de comunicación.

El desarrollo y el diseño web no sólo se basa en las capacidades que tengan los profesionales en cada una de sus áreas, su conocimiento y experiencia, también dependen en gran parte de la comunicación que se pueda establecer con los clientes, proveedores o intermediarios. La claridad debe ser una de las características principales de nuestras conversaciones, además de la amabilidad y el respeto.

Con este fin comparto algunos trucos para practicar a la hora de tener reuniones con nuestros clientes, nos ahorrarán algunos disgustos y generaremos más confianza en el proyecto:
  1. Use palabras sencillas: Es usual hablar demasiado técnico con nuestros clientes o proveedores, y es muy probable que ellos no entiendan en muchas ocasiones esta terminología, intente usar palabras sencillas y tenga paciencia para hacerse entender
  2. No asuma nada: Si no entiendes una idea en general o no tienes claro alguno de los comentarios o requerimientos que haya en la reunión, no asumas que esta claro o que todos entendieron. 
  3. Validación permanente: Un consejo para validar es hacer un comentario breve y puntual que resuma lo que le entendiste al cliente en forma de afirmación y espera la confirmación o la explicación del cliente. El cliente te dará un mejor punto de vista y seguramente aclarará tus dudas sin pensar que no estás prestando atención. Ejemplo: "De acuerdo a eso lo que desea es un formulario de suscripción a boletínes."
  4. Tome nota: Las reuniones suelen ser muy claras en el momento en el que se están dando, pero el tiempo y las ocupaciones hacen que olvidemos ciertos detalles o haya confusiones al momento de hacer una entrega o de validar un alcance. Por ello es importante tomar nota en todas las reuniones y compartirlas con todos los integrantes, con el fin de dejar por escrito los elementos que hagan parte de la reunión. Las notas deben ser concisas, puntuales y validadas entre todos.

Aplica estos consejos diariamente, se volverán un hábito, mejorarán tu comunicación y te ayudarán a ahorrarte muchos dolores de cabeza.